Ministerio de Agricultura decreta zona de emergencia agrícola en cuatro regiones del país

La ministra María Emilia Undurraga anunció esta medida para todas las comunas de las regiones de Coquimbo, Valparaíso, O’Higgins y Maule, lo que sumadas a la de Los Lagos totalizan 146 comunas en situación de emergencia.

“Hoy vamos a dar cuenta de las medidas que hemos ido adoptando como ministerio y como gobierno en el marco de la sequía que hemos experimentado los últimos 13 años, una sequía muy profunda que nos afecta en la zona centro de nuestro país y producto de la información y antecedentes que hemos recibido, vamos a declarar emergencia agrícola por déficit hídrico en las regiones de Coquimbo, Valparaíso, O’Higgins y Maule”. De esta forma, la ministra de Agricultura, María Emilia Undurraga junto al director nacional del INDAP, Carlos Recondo y al secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Riego (CNR), Federico Errázuriz, concretó la declaración de emergencia agrícola para cuatro regiones del país.

Este anuncio también va acompañado con recursos. Se trata de un fondo de emergencia para la sequía por un total de 8 mil millones de pesos, estos se complementarán con recursos de los Gobiernos Regionales y con otras medidas junto a otros ministerios, como Obras Públicas, y que se darán a conocer en los próximos días.

La ministra Undurraga relevó la importancia de esta medida, sobre todo porque permite acelerar las acciones para paliar la sequía. “Declarar emergencia agrícola implica una agilidad en la ejecución de los recursos. Este fondo de 8 mil millones se va a poner a disposición de todas las regiones que lo requieran, a través de los gobiernos regionales y las autoridades locales para ver, en cada uno de los casos, cuál es la mejor medida a tomar en cada productor y ver la mejor forma de atender cada una de esas necesidades”, señaló.

Durante el año 2021 INDAP cuenta con el presupuesto de riego más grande de la historia de la pequeña agricultura en Chile, alcanzando más de 32 mil millones de pesos, cuyo foco está en dar seguridad de riego y aumentar la eficiencia en el uso del agua a cerca de 11 mil pequeños y medianos agricultores afectados por la sequía.